La paradoja de Olbers

La pregunta es: si el universo es infinito ¿por qué el cielo nocturno es negro? La pregunta tiene mas sentido de lo que a primera vista parece. Si suponemos que el universo es infinito y que hay estrellas y galaxias que se reparten por todo este universo, entonces tendría que verse una estrella en cualquier dirección en la que se mirara. Por tanto el cielo nocturno seria resplandeciente. ¿Por qué no lo es?

Esta pregunta se la planteo el físico alemán Heinrich Wilhelm Olbers, se la conoce como la paradoja de Olbers, en 1823 y tuvo varias respuestas, las dos primeras no satisfactorias. La primera es que hay objetos opacos y polvo entre las estrellas y galaxias que impediría que la luz llegase hasta nosotros, esta explicación, pero, es incompleta pues si la luz incidiese sobre el polvo lo calentaría e iluminaría hasta hacerlo brillar tanto como la misma fuente. Otra de las respuestas es que, debido al corrimiento hacia el rojo de las galaxias distantes, (cuando más lejos esta una galaxia de nosotros, mas rápidamente se aleja, el resultado de todo ello es que la luz visible, a causa del efecto Doppler, aumenta su longitud de onda) desplaza la luz de la banda visible del espectro hacia la banda invisible del infrarrojo. Pero de ser cierta esta hipótesis las longitudes de onda mas bajas, las del ultravioleta, se desplazarían a su vez hacia el rango visible, cosa que no pasa.

La explicación actual y satisfactoria se divide en dos partes, la primera es que aunque el universo tenga un tamaño infinito no tiene una edad infinita. Esta es una cuestión crucial pues la luz viaja a la velocidad finita, enorme, pero finita, de 300.000 kilómetros por segundo. Solo vemos lo que la luz ha tenido tiempo de llegar hasta nosotros. En nuestra experiencia cotidiana este retraso es insignificante pero a distancias mayores el retraso resulta perceptible, por ejemplo el retraso en las comunicaciones de un astronauta que estuviese en el Luna seria de 1,5 segundos, si estuviese en Marte seria de doce minutos. La edad del universo es de unos 13.700 millones de años, eso significa de que la distancia máxima desde la que podemos recibir luz es mas o menos la misma. De modo que si existen galaxias o estrellas mas lejanas, a su luz aun no le ha dado tiempo a alcanzarlos.

La segunda parte es que las galaxias y estrellas no tienen una duración infinita. Con el tiempo se apagan. Pronto veremos este efecto en galaxias cercanas. Nunca podremos ver a la vez la luz de las estrellas o galaxias situadas a todas las distancias posibles; o bien la luz de los objetos mas distantes aun no habrá llegado hasta nosotros, o bien, de hacerlo, habrá pasado tanto tiempo que los objetos cercanos ya se habrán extinguido y apagado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: